Meta de una madre: Criar hijos que no tengan que recuperarse de su niñez

by Waleska Sallaberry

Acabo de enterarme que es el día nacional del hijo varón. Creo que es la primera vez que lo escucho pero cool! Otra razón más para celebrar a mis hijos. 🙂

No fue hasta que tuve hijos varones que entendí la locura y obsesión de las madres de hijos varones. Nos derretimos por esos chiquitines que durante esos primeros años de vida nos hacen sentir como lo más importante y hermoso de la vida. Luego llega la adolescencia y aquí es que comenzamos a sufrir cuando ya no nos dejan apretarlos y besarlos como antes y menos en público. LOL

Pero hablando en serio. En el caso particular de los hijos varones, la figura materna tiene además un papel diferente al que juega con la hija. El hombre aprenderá a ver a las mujeres a través de la relación que tenga con la madre y la manera en que ésta lo haya criado.  Así que la próxima vez que te veas tentada en hacerle todo a tu nene, recuerda que lo estás entrenando para que busque eso en las mujeres y tú mejor que nadie sabes a donde lleva eso.

La función de la madre es darle seguridad en la vida. Una madre presente, con autoridad (sin ser autoritaria), amorosa sin sobre-proteger ni controlar pero con límites, provee esa seguridad que necesita para una adultez feliz. Un niño que crece con una madre ausente, sin autoridad o manipuladora se pasará la vida buscando aprobación y aceptación de mujeres para llenar ese vacío. Así que repite y memorízate esto: Nuestra relación con nuestros hijos varones es crucial para su futuro emocional y la influencia que ello pueda tener en futuras relaciones de pareja.

Criemos con conciencia para asegurar nuestros hijos no tengan que bregar con sanar rollos de su niñez cuando sean adultos.

Aquí te dejo con algunas preguntas para que reflexiones:

¿Cómo te criaron tus padres?¿Fueron patrones aprendidos de generación en generación? ¿Qué efectos tuvo esa crianza en tu desarrollo emocional? Como padres, como dice el post arriba, nuestra mayor responsabilidad es asegurar que nuestros hijos no tengan que sanar sus rollos de niñez de adultos y eso solo lo logramos sanando nosotros primero y rompiendo de una vez por todas esos patrones que han pasado de generación el generación. Si aún andas cargando con traumas de tu niñez te invito a trabajar con ello. Se tú quien libere a las futuras generaciones de tu familia de continuar repitiendo patrones destructivos.

Hay dos terapias sanadoras que quiero aprovechar para recomendar porque se que ambas pueden ayudar muchísimo a esclarecer dudas del pasado y sanar: la mirada sistémica y transgeneracional con @mipropio.gurú o la lectura de registros akáshicos con @oma__om