Home cartas Y nuestras almas volvieron a encontrarse

Y nuestras almas volvieron a encontrarse

by Waleska Sallaberry

Si sientes que tu relación ya no da para más y estás a punto de colgar los guantes, te invito a leer esta carta.

Este mes cumplo 47 y lo recibo llena de contentura y entusiasmo. Cierro los 46 con broche de oro…redescubriéndome y dejando atrás un chorro de creencias grabadas en mi subconsciente que por años me habían tenido atada sin darme cuenta. Termino el año redescubriendo mi relación de pareja, comenzando una nueva y maravillosa etapa en nuestra relación de diecinueve años.

Hace apenas un mes atrás me rompía la cabeza tratando de descifrar que estaba pasando en nuestra relación. ¿Acaso me había acostumbrado a estar sola mientras estuve en New Jersey después de María? ¿Habíamos caído en la rutina de 18 años y pico de casados? ¿Nos habíamos convertido en simplemente socios de negocio, housemates y padres de nuestros hijos? ¿O simplemente dejamos que el estrés, las finanzas y el desespero por salir del hoyo nos alejaran de lo que realmente importa: de nosotros mismos como individuos (de nuestro Ser) y de nuestra relación de pareja? Cuando la fundación–nosotros, como individuos y como pareja–está sólida y fuerte, TODO lo demás a nuestra alrededor está bien: nuestros hijos, negocios, salud, finanzas….todo.

Viviendo en survival mode y desenraizados nos alejamos de nuestras prácticas espirituales y de crecimiento personal, aquellas que nos conectan con la energía divina y abundante del Universo, aquella que por años nos dio la vida de nuestros sueños cuyo motto era “Work hard. Play harder”.

Pero la vida opera de maneras misteriosas y se encarga de darnos lección tras lección y el mes pasado nos tiró una bomba. Fue como un “wake up call” a la cañona. La clave está en como reaccionamos a los golpes de la vida. ¿Nos cerramos y dejamos que nos hundan o alejen… o abrimos nuestro corazón para aprender la lección? Nosotros decidimos la segunda y reconociendo lo mágico de lo nuestro, la vida hermosa que nos habíamos creado junto a nuestros tres hijos divinos decidimos abrir nuestros corazones y así de repente, igual que aquel diciembre del año 2000, nuestras almas se reencontraran nuevamente y así igual como por arte de magia toda aquella pasión y enamoramiento regresó. Ese mismo proceso nos llevó a conectarnos con nosotros mismos, volvimos a meditar y a nuestras prácticas espirituales, y conectamos con esa energía todopoderosa del Universo y con ella sanamos y despertamos.

Es increíble como aun cuando tenemos todo el conocimiento y las herramientas adquiridas a través de años de trabajo personal, el estrés y situaciones exteriores, nos pueden desviar de lo que realmente es importante. Las relaciones hay que alimentarlas, necesitamos continuar enamorándonos el uno al otro cada día, apreciándonos el uno al otro, mantener esa chispa viva, honrar el tiempo juntos y agradecer cada mañana y cada noche la dicha de tenernos.

Si estas pasando por una crisis matrimonial no te des por vencido. En esta época que vivimos todo es desechable, seamos como nuestros abuelos que no botaban nada y todo lo arreglaba. Habla, exprésate. Muchos callamos y asumimos y con eso creamos historias en nuestras cabezas que solo nos alejan más el uno del otro. Busca ayuda si necesitas. Un libro que me encanta recomendar son los 5 Lenguajes del Amor…chequéalo.

Feliz mes de abril…¡hasta la próxima!

Publicada en Natural Awakenings abril 2019

You may also like

Leave a Comment